domingo, 18 de marzo de 2012

Primer Aniversario

Hoy se cumple mi primer mes fuera de casa, mi primer mes en Irlanda y mi primer mes como Au Pair. 

Dejando a un lado mi "homesick" como ellos lo llaman, la experiencia está resultando bastante positiva. Estoy bastante contenta con mi host family, son agradables, simpáticos y se esfuerzan porque me sienta como en casa. Por ese lado no tengo ninguna queja, creo que he tenido suerte con la familia que me ha tocado. 

El choque cultural no ha sido muy pronunciando, aunque bien es verdad que aún me estoy adaptando a todo esto: clima, comidas, horarios...son diferentes, pero no es difícil de llevar. Ahora, si no ceno a las 7 de la tarde estoy que me muero de hambre y después de la cacho cena que solemos meternos entre pecho y espalda, no suelo tener hambre hasta el día siguiente.

Mis horarios no son los más ideales, tengo que trabajar los fines de semana, porque mi hostmum trabaja en Dunnes Store, una tienda + supermercado, y solo descanso cuando ella lo hace: normalmente entre semana, con suerte los domingos. Ya sabía esto antes de venir, pero no me imaginaba que se me haría tan pesado. Sobre todo porque mi hostdad, al menos los domingos, está en casa, vamos que podría él cuidar de su hija, pero bueno, las cosas son así, y así las sobrellevo como puedo.

Y es que una parte importante de ser Au Pair, es la de relacionarse con otras Au Pairs. Practicar inglés con gente de tu misma edad (bueno, misma edad, misma edad...soy más bien la abuela del grupo de Au Pairs jajaja) está más que bien. 
Y las Au Pairs suelen descansar, salir juntas, planificar excursiones y viajes durante los fines de semana, y yo tengo que quedarme cuidado de un bebé y librar cuando las demás están trabajando. 

Aún trabajando los fines de semana, tengo más vida social aquí en Irlanda que en España. Salgo bastante a menudo, aunque sea por las tardes, pero casi siempre veo a alguien. Ahora que ya me estoy haciendo más con la zona, incluso estoy empezando a reunirme con otras Au Pairs y nuestros respectivos "niños". Estas reuniones hacen las mañanas más livianas y divertidas. Porque una de las cosas más duras que he tenido que soportar ha sido pasar 9 horas con un bebé sin salir de casa. 

Podría pasarme horas escribiendo acerca de todo lo que he visto y he hecho, pero ni tengo tiempo ni creo que a nadie le interese verdaderamente, pero sí me gustaría resumir todo en varios puntos:
- Aquí cenan pollo casi a diario. Algo así como 4 ó 5 veces en semana. 
- Como tengo la hora cogida, y encima no hay persinanas en la casa, aunque no tenga que madrugar cada día me despierto no más tarde de las 8 de la mañana.
- Cada madrugada la niña me despierta con sus berridos.
- La casa está a tomar por ***o del pueblo, algo así como 30 minutos caminando. Normalmente voy y vengo andando, pero ya os digo que volver no es nada fácil, teniendo en cuenta que debo hacerlo cuesta arriba.
- Las cosas están muy caras. Mi paga semanal se queda reducida a la nada, y entre autobuses, pintas, lunches, el mismo día que me pagan ya estoy run out of money.
- Jamás había visto tal desorden como el que hay en casa de mis host family. Increíble.

Y sin más que añadir por el momento, me despido con un fuerte HUG y muchos KISSES.

No hay comentarios:

Publicar un comentario